lunes, 28 de enero de 2013


Por Marta Muñoz Calvo (alumna de 2º ESO).

El teatro es algo muy personal, cada uno lo enfoca de una manera y suele haber discrepancias sobre cómo actuar; se tiene que representar otra personalidad muy diferente a la de uno mismo, y aunque nos esforcemos no siempre se consigue, por ello el actor no se debe obsesionar en una forma de interpretación. Además, hay que tener en cuenta que el teatro es un tipo de arte en la que el artista tiene que representar un pensamiento, una idea o una forma de ser con su propio cuerpo, en lugar de en un lienzo o en una escultura. Cada artista le da su punto, bueno o malo, pero este le da vida al personaje y hace la obra más llevadera. 

Durante estos dos años he ido aprendiendo a cómo dar dicho punto e interpretar lo mejor posible, pero sigo creyendo que la aportación de cada intérprete al personaje es inevitable. Por ejemplo, se puede representar a un hippy de forma que parezca muy graciosa introduciendo maneras de andar extrañas, mientras que por otro lado se puede considerar que dicho personaje no tiene nada de gracioso y se hacen unos movimientos de un hippy malhumorado. Por lo que es muy difícil no aportar nada personal en una representación, y ese punto que das puede quedar bien o mal, es el riesgo de cada actor. 

Yo quería expresar en este blog la idea de que el teatro no es solo hacer llorar o reír, sino que es algo más complicado e importante que tiene que ser valorado. Lo considero simplemente ARTE.

lunes, 21 de enero de 2013


Por Enrique Gil (alumno de 1º Bachillerato). 

Me gustaría mencionar comentarios que he escuchado y que me han ayudado a comprender como ve el público nuestra interpretación.

En primer lugar, una pregunta que me hicieron ya hace un tiempo, muy curiosa en mi opinión (si a ti, lector, no te lo parece, eso me da igual): “¿Cómo os aprendéis esos papeles tan largos?”

Me llamo mucho la atención. Pues bien, aunque no lo parezca, estudiamos los textos, y preparamos mucho la obra desde tiempo antes. Y no creáis que nos acordamos de todo en el escenario en la hora definitiva, pues con los nervios se nubla la memoria (cosa que me paso una vez, y que mala sensación da), o se da el caso de ciertos problemas, propios y de los otros actores. Una vez casi tiro un panel de decorado, y lo agarre como pude. Y la gente se reía. Mucha casualidad…                                                       

Y en otra ocasión alguien no salía. Y yo allí diciendo lo que se me ocurría. Lo mejor es que cuando la cosa parecía estar solucionándose (no es ironía), una caída de una caja tras la escena causo tal ruido en el escenario, que entre el miedo de que se hubiera escuchado mucho, y que se notara el fallo entero (que para el público, no sé cómo, no tuvo lugar), era para morirse de risa. Qué bueno fue eso (parece que fue hace 30 años diciéndolo así).

Otra cosa es  lo que paso el año pasado, cuando unos mamones ignorantes (viva la libertad de expresión) me decían que “apenas salía en la obra”. Puede que fuera cierto, pero la cantidad de intervenciones no importa. Lo importante es la preparación del personaje, viendo cómo debe actuar este según como es, de forma que un personaje sencillo, si está bien preparado (lo cual no sé si fue mi caso), qué más da si sale toda la obra que si solo dice unas palabras. Con gestos se consigue mucho.

Pero de esto tal vez hable en otra ocasión (muchos ya os estaréis cortando las venas viendo esto) Así que ahí os lo dejo.

Y la próxima semana, ¡HABLAREMOS DEL GOBIERNO!

martes, 15 de enero de 2013


Por Alberto Sáenz de Heredia (alumno de 2º ESO).

La experiencia del año pasado fue buena y por eso estoy aquí otro año más. Aunque el año pasado la obra que nos tocó fue difícil, aprendí mucho y me encantó. ¡Este año espero que nos salga mejor y poder ir a Vigo! Mientras tanto estaremos ensayando y aprendiendo.

A mí me gusta el teatro porque en el escenario me siento libre, como si fuese otra persona con otros pensamientos, otra vida, otros amigos, otro hogar... Este año nos toca una obra que, en mi opinión, me gusta más que la del año pasado. Está graciosa y entretenida. Aunque se haya ido Reinaldo, que era mi mejor amigo de teatro, ahora tengo a Carlos, que también es muy divertido. Hay algunas personas que se han ido, pero otros han venido a teatro.

En teatro te lo pasas genial, viajas, aprendes, estás con tus amigos... Las expresiones te marcan en teatro, tienes que ser natural. En los primeros años resultará muy difícil, pero vas aprendiendo y aprendiendo, y cada vez te resulta más fácil. Cuando vas a representar una obra en público te da miedo y nervios, pero a medida que pasa el tiempo te vas acostumbrando.

lunes, 14 de enero de 2013


Por Inés Rodrigo Fernández de Heredia (alumna de 4º ESO).

A finales del mes de noviembre de 2012 estuve en el teatro viendo una obra llamada “Amigos hasta la muerte! Protagonizada por Marta Hazas, que en mi opinión hizo un papel espectacular y volvió a demostrar lo gran actriz que es, y también por los actores Fele Martínez y Javier Veiga.

La obra era bastante divertida, pues se trataba de una comedia en la que se reían de la amistad y del amor ese “algo” que todos buscamos en nuestra vida.

El escenario no cambiaba y aunque solo había tres personajes, pero la obra era muy entretenida. Los personajes eran personas normales como cualquier otra persona que puedas tener alrededor y, en muchas de las cosas, uno se podía sentir identificado con el personaje o simplemente reírse, a más no poder, viendo la situación por la que estaban pasando y pensando “ojalá no me pase a mí esto”. Creo que es por ello que ha tenido tanto éxito.

El día que yo la fui a ver era el último día de representación después de dos años, y eso se notaba en los actores que estaban muy tranquilos y como llegaron a decir habían disfrutado el día que más, ya que era el último.

Nosotros, en años anteriores, hemos representado nuestra obra en tres sitios distintos y es cierto que la primera vez te sientes más inseguro. Tienes miedo a tus equivocaciones y a las de tus compañeros o nunca has ensayado en ese teatro o no sabes qué pensará el público sobre la interpretación o la obra en si mismo y todo esto hace que estés muy nervioso.

La segunda vez ya vas más relajado y si has tenido algún fallo en la primera representación ya estás más atento de que no se vuelva a repetir, pero cuando ya llega la última estás mucho más tranquilo y al haber ensayado más veces ya te sientes muy seguro de ti mismo y también de tus compañeros y, por ello, disfrutas mucho más.

La mayor parte de la gente prefiere ir a ver una película al cine antes que una obra de teatro, pero yo creo que se disfruta más viendo una obra de teatro. En una obra de teatro los actores están en directo y casi les puedes tocar, y esa sensación no se vive en el cine. 

martes, 8 de enero de 2013


Ya se ha comenzado con los ensayos de las obras de teatro de este año. Cuyo trabajo y esfuerzo suponen un nuevo reto. Las obras elegidas para este año, además de abarcar la comedia, incluirá novedosas características interpretativas que supondrán un esfuerzo extra a cada uno de los alumnos-actores que configuran el Aula de Teatro del colegio. 

El grupo de teatro "Tres Cuartos", responsables de la obra del año pasado, "Cuatro corazones con freno y marcha atrás", trabajarán la obra "El Apagón" de de Peter Shaffer. 

La obra trata sobre Un joven escultor y su novia que esperan la visita de un importante coleccionista de arte: Abramovich, multimillonario que se ha interesado por las creaciones del chico. Esa misma noche, está planeado que el hermano de la novia y el protagonista se conozcan. Para impresionar tanto al marchante como al futuro cuñado, ella ha empujado a su pareja a “tomar prestados” los carísimos muebles del vecino. 

Un apagón, un corte del suministro eléctrico será el condicionante y motor dramático de toda la obra. Las casualidades y ‘catastróficas coincidencias’ se van sumando, haciendo de la pieza una comedia de enredo al más puro estilo de "sit-com". 

La aparición de la vecina, que descubre que han robado todos los mueves del piso de enfrente; la entrada en escena del cabo primero, futuro cuñado del chico; el regreso inesperado del vecino, al que tendrán que retener en la oscuridad para que no averigüe que su casa está “desamueblada”; la llegada del electricista o el regreso fatal de la exnovia del escultor, serán algunos de los ingredientes que hacen de EL APAGÓN un montaje perfecto para que se diviertan nuestros compañeros, familiares y amigos del Colegio Los Sauces.
REPARTO. Grupo de Teatro "Tres Cuartos"
ENRIQUE BUENO.................................Daniel Sánchez.
LAURA MÁRQUEZ................................Clara Menéndez.
CAPITÁN, PACO MÁRQUEZ.....................Enrique Gil.
ANDREA FERRER.................................Inés Rodrigo.
BORJA GUZMÁN.................................Roberto García.
BEGOÑA...........................................Paula Garrote.
SR. ABRAMOVICH y PIOTR KOWALSKI........Carlos Velasco.

El grupo de teatro "El Telón", responsables de la obra del año pasado, "La Ratonera", trabajarán la obra "Una noche de primavera sin sueño" de Jardiel Poncela. 

En “Una noche de primavera sin sueño” nos encontramos a Alejandra y Mariano, una pareja que discute en su casa por asuntos que parecen triviales, pero que les llevan a tomar la decisión de divorciarse. 

Después de tan importante decisión y una vez que el marido se va a dormir a “casa de la tía Charito” la situación comienza a enredarse con la entrada por el balcón de Valentín, solterón con historia y pasado extraños y que se reconoce perseguido por los líos. 

A partir de aquí la trama se va complicando con la aparición del resto de personajes, Berta la extraña criada que resulta ser hermana de Valentín, Adelaida, madre de Alejandra, muy preocupada por lo que dirá la gente y por el mal ejemplo que va a tener la hija pequeña a la que todavía no se ha casado, y finalmente la abogada Aribau especialista en divorcios.

REPARTO. Grupo de Teatro "El Telón"
ALEJANDRA ..........................Marina Pardo.
MARIANO ............................. Mario Benito.
ADELAIDA ............................Marta Muñoz.
BERTA ................................Raquel Bachiller.
LISA ...................................Josefina Paz Castillo.
VALENTÍN ............................Alberto Sáenz de Heredia.
SOFÍA ARIBAU........................María Esquivias.
GERARDO ............................ Carlos Romero.


lunes, 7 de enero de 2013


Por Raquel Bachiler Velasco (alumna de 2º ESO). 
No tengo mucha experiencia en el teatro, pero las personas que conozco que van me han dicho muchas veces que es una experiencia inolvidable. Por eso, decidí hacer el casting para probar algo nuevo, porque no siempre hay que estar centrado en una cosa, hay que probar nuevas experiencias y decidir si te gustan o no.
Solo llevo unos meses en las clases de teatro y estoy aprendiendo cosas nuevas. Hacer improvisaciones sirve para que a la hora de actuar no estés hablando como si estuvieses leyendo el texto, sino para soltarte a la hora de estar en el escenario y hacer el papel que te corresponde.

La última vez que estuve en el teatro fue para ver a Tricicle, un grupo de cómicos que actúan con el lenguaje gestual, pero en varias ocasiones hablan. La verdad es que es una experiencia maravillosa porque te hacen reír todo el rato, aunque no hablen y solo usen su cuerpo para expresar lo que quieren decir y también los sonidos necesarios.
El teatro no es solo estar hablando siempre, también se puede disfrutar de una buena obra teatral sin que los personajes hablen, pero al no hablar, las personas tienen que identificar que cara ponen los actores a las diferentes reacciones que tienen. Para ser sincera, es una de las obras de teatro que más me ha gustado. También me alegro de haber tenido la oportunidad de entrar a teatro para así experimentar un nueva experiencia en mi vida.

sábado, 5 de enero de 2013


Por Roberto García (alumno de 4º ESO).


Mi afición por el teatro empezó a nacer el año pasado cuando fui a ver un musical, la obra "Los Miserables", obra que me impresionó mucho. Desde entonces mi meta fue mejorar, al ver actuar a los personajes del musical lo bien que lo hacían. Además, me empecé a interesar por la música. El teatro está bastante bien, pero mi verdadera pasión son los musicales, me encanta cantar a la vez que actuar. De momento me muevo bien en el mundo de la interpretación y me gusta bastante cuando veo programas como "La Voz" o "El número 1". Me pregunto qué sentiría si fuera yo aquel que está en el escenario: si estaría seguro, nervioso, o si me quedaría sin palabras al pensar que millones de personas me ven en ese momento. Por eso me apunté a teatro, para sentir de una manera o de otra esas sensaciones.

Dos musicales que he visto me han sorprendido bastante. "Los Miserable" me impactó mucho, pero hace poco fui a ver "El Rey León", y fue impresionante, unos grandes efectos especiales y voces estupendas, era mágico.

Sería impresionante salir a la calle y ver cómo todo el mundo grita tu nombre y te aplaude. Darte esos minutos de gloria podrían hacerte sentir importante y llenarte de emoción. Al menos a mí me haría sentir de esa manera.

Este año continúo en teatro en el colegio, pero me gustaría apuntarme a una escuela más profesional o a los musicales. Sería genial cantar para mucha más gente.

viernes, 4 de enero de 2013

Por Amaya Alonso (alumna de 1º de ESO). 

Me gusta el teatro porque, según mi madre, soy muy dramática y que dramatizo bastante bien, también me gusta actuar en público, bailar... Yo he empezado teatro porque creo que se me da bien, me gusta que me corrijan mis fallos, que me enseñen cómo hacerlo mejor y ha vocalizar. 

A mí me gusta "Sonrisas y Lágrimas" porque me gustan los musicales, ya que, y es mi opinión, me gusta cantar la canción Do, Re, Mi. También me gusta cómo actúa Julie Andrews ya que expresa muy bien los sentimiento de cada escena. Pero hay cosas que no me gustan: que es muy larga y que ponen a los nazis. A pesar de ello, me sigue gustando la película. Yo ya la he visto dos veces. 

También me gusta "Lo que el tiempo se llevó" porque Escarlata sabe expresar bastante bien las dificultades de la guerra. Asly, el chico que le gusta a Escarlata, también me gusta cómo expresa la felicidad, y cómo da envidia a los demás. Lo que no me gusta es que es muy larga, sale la guerra, hay muchas muertes y el tema de la envidia.

EL ENFERMO IMAGINARIO

Dossier de Teatro

Lo más leído

Viaje a Galicia